Blog

¿Cómo iniciar un negocio como inmigrante en España?

22 Ago 2022 - Categoría: Blog /
negocio espana

Las PYMES son consideradas el principal motor de la economía española. Según los datos de enero 2022 publicados en el informe ‘Cifras PyME’ emitido por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, las pequeñas y medianas empresas españolas representan el 99,8% del total de empresas que hacen parte del tejido productivo del país y generan el 64,2% del empleo.

Con estas cifras, no es difícil entender las razones por las cuales cada vez más personas deciden avanzar en la aventura de emprender un negocio propio. España es un claro ejemplo de la importancia de la microempresa en el conjunto de la economía del país. Las personas han entendido que al desarrollar nuevos negocios y generar empleos, contribuyen de forma directa con la satisfacción de las necesidades de la población.

De hecho, muchas personas durante los años pasados de la crisis, apostaron por lanzarse al emprendimiento para combatir el creciente paro. Y aunque pueden parecer complicados, los requisitos para abrir un negocio en España y algunos de los trámites que tienes que realizar solo requieren planificación, constancia y un poco de paciencia.

Muchos extranjeros residentes en España también comparten el sueño de convertirse en empresarios, aunque para ellos existe una gran limitación adicional: su desconocimiento o poco entendimiento sobre las leyes locales y los diversos requisitos para emprender, que varían en función a la nacionalidad.

Resumen

¿Puedo crear una empresa en España siendo extranjero? ¿Es factible?

La idea de abrir una empresa en España siendo extranjero es totalmente factible. Sin embargo, crear una empresa no se trata solo de idear el proyecto y ponerlo en marcha, sino que existe una gran cantidad de requisitos para abrir un negocio en España, todos ellos de cumplimiento obligatorio.

Además, los requisitos para emprender tienen ligeras variaciones en función a si los potenciales empresarios son extranjeros de la UE o si se trata de extranjeros fuera de la UE. En las siguientes líneas te contamos los requisitos para abrir un negocio en España que son exigidos en ambas situaciones y más adelante los trámites necesarios para la puesta en marcha del proyecto.

¿Sabes cómo montar tu propia empresa en España? No te preocupes, hoy te hablamos de los principales tipos de sociedades que puedes formalizar para montar tu propia empresa en España y el capital que debes aportar para ello.

Los tipos de empresa según su tamaño

Antes de empezar a hablar de los diferentes tipos de sociedades que puedes elegir de cara a montar tu propia compañía en España, conviene entender cómo se clasifican las compañías en función de su tamaño y facturación. Esto te ayudará a clasificar correctamente tu proyecto antes de proceder a formalizarlo. Las sociedades se clasifican de la siguiente forma:

  • Microempresa: Hasta 10 empleados y 2 millones de euros anuales de facturación.
  • Pequeña empresa: Hasta 50 empleados y 10 millones de euros anuales de facturación.
  • Mediana empresa: Hasta 250 empleados y 50 millones de euros anuales de facturación.
  • Gran empresa: Por encima de los niveles anteriores

Requisitos para abrir un negocio en España, siendo extranjeros de la UE

Siendo ciudadanos europeos, los extranjeros de la UE pueden aprovechar los convenios vigentes entre países que forman parte de la Unión Europea y los territorios pertenecientes al Espacio Económico Europeo. Esto implica facilidades, entre ellas poco la exigencia de pocos requisitos para emprender.

  • Los extranjeros de la UE tienen el derecho a crear empresas como socios y también como titulares únicos de la misma, en cualquiera de los países que hacen parte de la Unión Europea.
  • Pueden crear sucursales o filiales de una empresa que ya tengan en posesión, cuando ésta esté registrada en un país de la UE y posea domicilio fiscal en la UE. Fuera de esto, no existen requisitos adicionales para los extranjeros de la UE, más allá de los requisitos para abrir un negocio en España relacionados con la puesta en marcha del proyecto según el tipo de actividad económica a desarrollar.

Requisitos para abrir un negocio en España, siendo extranjeros fuera de la UE

El caso es diferente para los extranjeros fuera de la UE. El proyecto no podrá iniciar operaciones si antes no se cumplen los siguientes requisitos para abrir un negocio en España:

  • No poseer antecedentes penales en España, por ningún delito tipificado en el Código Civil español o del resto de países en donde el ciudadano haya residido previamente.
  • No encontrarse en una situación irregular dentro del territorio español. Por obvias razones, entonces necesitará una visa de trabajo, permiso de residencia o cualquier otra calidad migratoria que lo acredite como residente y que le permita ejercer una actividad económica. Tampoco puede figurar como rechazable en España y otros territorios de la UE.
  • Cualificación profesional o experiencia acreditable para el ejercicio de su actividad profesional.
  • Acreditar y justificar que se cuenta con los recursos económicos suficientes para su manutención y para cubrir la inversión prevista según el proyecto que desea acometer. Tras cumplir con todo lo anterior, finalmente podrá avanzar con los requisitos para abrir un negocio en España y la puesta en marcha del mismo. En este punto tendrás que decidir el tipo de empresa o sociedad mercantil a constituir, considerando el capital disponible, la cantidad de empleados y otros factores

Tipos de empresas y sociedades mercantiles en España

El emprendedor tiene la posibilidad de formalizar su propia empresa en España, adhiriéndose a alguno de los modelos existentes en la legislación española y considerando que las características de cada modelo de empresa se ajusten a las necesidades de su proyecto. Algunos de los tipos frecuentemente utilizados serían:

Autónomos

En España, el trabajador autónomo es la persona que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica con objetivo de lucro, sin estar sujeto a un contrato de trabajo. El trabajador autónomo no debería confundirse con el empresario individual, pues este último necesita crear una estructura empresarial para desarrollar correctamente su actividad.

Antes de montar tu propia empresa posiblemente quieras ver si tienes la suficiente cantidad de negocio como para ser un trabajador independiente. Por eso muchas personas, antes de formar su propia compañía en España, lo que hacen es darse de alta como trabajador por cuenta ajena o autónomo. Es lo que en inglés se conoce como freelance.

Ser autónomo tiene cosas buenas y malas. Entre las positivas están que no necesitas contar con un capital mínimo para darte de alta ni requiere de un proceso de constitución previo. Basta con darte de alta en el Censo de Empresarios de la Agencia Tributaria así como en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social para poder empezar a trabajar.

Si acabas de llegar a nuestro país tendrás asimismo que obtener tu número de Afiliación a la Seguridad Social. Además, necesitarás realizar otra serie de pequeños trámites como solicitud de licencias, registro de tu marca comercial, etc. Te aconsejamos que contrates a una gestoría para todos estos procesos ya que te será de una gran utilidad y no tienen un coste elevado.

Entre sus mayores desventajas está que el autónomo responde con sus propios bienes si hubiera cualquier problema. Es decir, si tu negocio contrae deudas y no las puedes pagar, te pueden obligar a responder con tu patrimonio.

Emprendedor de responsabilidad limitada

Una figura que pueda resultar de tu interés es la de emprendedores con responsabilidad limitada. Al igual que los autónomos tiene la ventaja de que no requiere un capital de dinero para constituir la empresa. Pero se diferencia de ellos que solo tienen una responsabilidad limitada si contraen muchas deudas.

Es decir, un autónomo puede perder su casa si contrae muchas deudas, mientras que la figura del emprendedor solo responde hasta una cierta cantidad.

Sociedad de responsabilidad limitada

Posiblemente el tipo de empresa más conocida tanto por las personas que no tienen empresas como las que sí, es la Sociedad Limitada o S.L. Como su propio nombre indica las personas que tienen una compañía de este tipo no responden con sus bienes, salvo que seas el administrador de esta. La Sociedad Limitada puede ser Unipersonal si solo está constituida por una persona.

En el momento de constituir la sociedad hay que aportar un capital mínimo de 3.000 euros. No hace falta que este dinero sea en metálico, puedes usar un par de ordenadores, un teléfono y algún otro objeto relacionado con la actividad de tu empresa cuyas tasaciones de mercado llegan a un total de 3.000 euros.

Otro tipo de empresas

Comunidad de Bienes, Sociedad Cooperativa y Entidades de Capital-Riesgo son algunas de las otras figuras que pueden utilizarse para fundar una empresa en España.

Una opción para cuando seas más de un socio es la Comunidad de Bienes. De hecho, es una de las formas más sencillas de asociarse. Al igual que en el caso de los autónomos, la responsabilidad de los miembros es ilimitada y no hay una aportación mínima para constituir una sociedad. Sus miembros tributan también a través del IRPF.

Otra forma de empresa es la Sociedad Cooperativa donde sus miembros se adhieren y se dan de baja de forma libre y posee una estructura democrática. Aún así su fiscalidad se rige por el impuesto de sociedades. El capital mínimo necesario para su formación viene fijado por los estatutos de la sociedad.

Estos son solo algunos de los tipos de sociedades que puedes poner en marcha de cara a montar tu propia empresa en España. Te aconsejamos que acudas a un profesional para que pueda analizar tu caso concreto y que te pueda asesorar tanto con la formación como con los trámites que necesites realizar según las necesidades de tu proyecto empresarial.

Trámites indispensables para crear una empresa en España siendo extranjero

Habiendo cumplido con todos los requisitos para abrir un negocio en España como inmigrante, es posible dar inicio formal a los trámites para la creación de la empresa. Los extranjeros fuera de la UE tendrán que presentar la siguiente documentación en la Oficina Consular española que corresponda a su país de residencia.

  • 1. Solicitud EX-17 impresa por duplicado, rellena con todos los datos solicitados y firma.
  • 2. Copia del pasaporte, con una vigencia superior a cuatro meses.
  • 3. Si la empresa a formar se encuentra relacionada con la actividad comercial minorista y utilizará un local permanente con superficie mayor a 300 m2, tendrás que presentar una declaración de responsabilidad y el justificante del pago del tributo que corresponda.
  • 4. Acreditar la relación de autorizaciones y/o licencias exigidas para la puesta en marcha de la actividad correspondiente. Esto incluye las certificaciones de solicitud a organismos, en caso que los hubiera
  • 5. Justificante de la cualificación profesional y capacitación laboral que sea exigida para el ejercicio de su profesión. Esto puede incluir colegiación profesional.
  • 6. Demostrar capacidad de inversión para enfrentar los gastos relacionados al proyecto empresarial o aval económico por parte de una entidad financiera.
  • 7. Plan de negocios donde se reseñe la naturaleza de la empresa, sus fuentes de financiación, capacidad para generar empleos, proyección de la actividad y viabilidad del proyecto.
  • 8. Pago de tasas correspondiente a residencia y trabajo. Modelo 790 código 052 para autorización de residencia temporal: Modelo 790 Código 062 para autorizaciones de trabajo por cuenta propia.
  • 9. Acreditar la nulidad de antecedentes penales en los países de residencia durante los últimos cinco años.
  • 10. Certificado médico.
  • 11. Justificante de haber realizado el pago correspondiente a la tasa de la visa de trabajo/permiso de residencia.

Con todo esto, harás parte de la comunidad de emprendedores españoles, con todas las obligaciones fiscales que eso representa.

Una vez tengas tu negocio listo y empieces a trabajar recuerda que, si trabajas con clientes de otros países, pueden usar Small World a la hora de enviar dinero desde el extranjero, cuando quieras pagar tus servicios o los productos que ofrezcas.



Política de Cookies

En Small World, utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible, así como para poder analizar su comportamiento de navegación. Puedes aceptar todas las cookies haciendo clic en el botón "ACEPTAR TODAS LAS COOKIES" o configurar o rechazar su uso haciendo clic en el botón "CONFIGURAR COOKIES". Haga clic en nuestra Política de Cookies para obtener más información