Blog

Descubre cómo puedes solicitar la tarjeta sanitaria siendo extranjero

23 Ene 2019 - Categoría: Blog /
Tarjeta sanitaria

No hay nada más importante que tu salud. Por eso una de las primeras preocupaciones de las personas al llegar a España es cómo acceder a la tarjeta sanitaria siendo extranjero. Conocer sus requisitos y su procedimiento de alta te permitirá tener acceso a uno de los beneficios sociales de este país.

Además, este documento te permitirá disponer también de la tarjeta sanitaria europea. Con este segundo documento podrás disponer de tus prestaciones médicas en cualquiera de los estados pertenecientes a la Unión Europea, Islandia, Noruega, Liechtenstein y Suiza. Esta tarjeta resulta imprescindible si vas a visitar a algún familiar o realizar un viaje al extranjero.

Resumen

Acceso a la Sanidad Universal

Cualquier inmigrante, aunque se encuentre en situación irregular, podrá acudir a un centro de salud para que pueda ser atendido. De hecho, los hospitales tienen la obligación de tratar a cualquier paciente de urgencia que llegue a sus instalaciones.

Esto no quiere decir que el tratamiento posterior de su consulta sea gratuito, ni que por el mero hecho de ser atendidos nos dé derecho a la tarjeta sanitaria. Este documento es solo accesible para aquellas personas que se encuentran de forma regular en España.

Qué documentos necesito presentar para solicitar la tarjeta sanitaria siendo extranjero

Para poder optar a tu tarjeta sanitaria es necesario que previamente tengas un número de afiliación en la Seguridad Social. Para este paso previo uno debe contar con un documento de identificación oficial, así como estar empadronado en una localidad española. En el caso de solicitar el derecho para beneficiarios se necesitará adjuntar documentación adicional que demuestre la relación con el beneficiario, por ejemplo, el libro de familia o certificado de inscripción de pareja de hecho.

Una vez estés dado de alta en la Seguridad Social, podrás acudir a tu centro de salud más cercano para obtener la tarjeta sanitaria. De nuevo te requerirán tu documento de identidad más la prueba de empadronamiento y el documento que acredite tu afiliación a la Seguridad Social. A partir de ese momento se te asignará tu médico de cabecera.

Diferentes niveles de atención sanitaria

Siempre que precises recibir asistencia médica debes dirigirte a este médico que se te haya asignado. Estará siempre al corriente de tu historial clínico por lo que será más fácil identificar la evolución de tus patologías a lo largo del tiempo.

En caso de emergencia no hace falta que acudas primero a tu médico de cabecera. Aun así, los especialistas nos aconsejan que seamos cuidadosos a la hora de usar este servicio para evitar saturar hospitales con casos que pueden/deben ser resueltos por otras vías.

En caso de que necesites ir a un especialista es tu médico de cabecera quien debe derivarte a su consulta, en función de la disponibilidad en ese momento. Generalmente esta situación se produce cuando, tras un primer examen, el médico de cabecera considera relevante que otro profesional más especializado analice tu caso.

El último paso de la asistencia sanitaria sería el ingreso hospitalario. En este caso es el especialista quien nos puede derivar a este último nivel, en caso de que necesitemos alguna intervención quirúrgica para tratar nuestra enfermedad.

¿Qué es la tarjeta sanitaria europea?

La tarjeta sanitaria europea (TSE) es un documento de carácter personal e intransferible. Esta tarjeta permite a su titular recibir prestaciones sanitarias en el caso de que tuviera necesidad de ellas. Es decir, su finalidad es que la persona pueda gozar de atención médica limitada dentro de los 27 estados pertenecientes a la Unión Europea, Islandia, Noruega, Liechtenstein y Suiza.

Esta tarjeta puede ser utilizada en el caso de que el portador se encuentre en alguno de estos territorios, independientemente de cuál sea el motivo. Con ella, la persona tendrá garantizadas las mismas coberturas sanitarias que tiene un residente de ese país. Por lo tanto, es ideal cuando visitas cualquier país de la Unión Europea o vas a estudiar o trabajar en otro estado de forma temporal.

Para poder optar a la tarjeta sanitaria europea, es necesario cumplir con alguno de los requisitos que te especificamos a continuación.

  • 1. Ser residente y estar cubierto por el sistema sanitario de alguno de los países miembros de la Unión Europea.
  • 2. Ser residente de un país no perteneciente a la Unión Europea, pero estar cubierto por el sistema sanitario de alguno de los estados miembros.

¿Dónde solicitar la tarjeta sanitaria europea?

Si quieres solicitar la tarjeta sanitaria europea, tienes a tu disposición 3 formas diferentes de hacerlo, todas ellas bastante sencillas:

  • Internet: Para realizar la solicitud online de la tarjeta sanitaria europea, tan solo deberás acceder al sitio web de la sede electrónica de la Seguridad Social. Desde allí, podrás realizar el trámite de una forma bastante sencilla y sin necesidad de contar con el certificado digital.
  • Presencial: La segunda opción que tienes para solicitar la tarjeta sanitaria europea es hacerlo de forma presencial. Para ello, deberás asistir a tu Centro de Atención e Información de la Seguridad Social. Es importante que tengas en cuenta que antes deberás solicitar una cita previa.
  • Vía telefónica: La última opción es hacerlo por vía telefónica. En este caso, deberás llamar a la Seguridad Social para poder solicitar la emisión del documento.

Su entrega en un periodo máximo de 5 días hábiles.

Validez de la Tarjeta Sanitaria siendo extranjero

La validez de la tarjeta sanitaria siendo extranjero tiene dos requisitos: mantener la condición de asegurado y contar con un permiso de residencia vigente (no te pierdas nuestra guía sobre cómo obtener la residencia en España para más información).

Cumpliendo estos dos requisitos no debemos tener problemas para poder acceder a la asistencia médica.

Esto no quiere decir que la tarjeta, el documento físico, no caduque. Las competencias de sanidad recaen en las Comunidades Autónomas por lo que el periodo de validez puede variar de una comunidad a otra. En todo caso si cumplimos con los puntos antes mencionados su renovación se producirá de forma automática.

¿Cómo renovar la tarjeta sanitaria europea?

Si quieres renovar la tarjeta sanitaria europea, deberás seguir exactamente el mismo proceso que realizaste a la hora de solicitarla. Una vez tu tarjeta haya expirado, deberás seguir nuevamente los pasos para solicitarla a través de uno de los canales que ya hemos descrito previamente. Es importante que antes actualices tus datos en el caso de que hayas cambiado de residencia, ya que la tarjeta llegará a la dirección que tienes registrada en la Seguridad Social.

¿En qué casos no te cubre la tarjeta sanitaria europea?

Lo primero que debes tener en cuenta es que la tarjeta sanitaria europea no es un seguro médico ni un seguro de viajes. A pesar de que te permite acceder al sistema de salud del país en el que te encuentres, tiene una serie de limitaciones. Entre las cosas que no cubre esta tarjeta, destacan:

  • Cualquier tipo de asistencia sanitaria de carácter privado.
  • Costes de regreso al país de origen de la persona en caso de cancelaciones.
  • El robo o la pérdida de las pertenencias del portador de la tarjeta.
  • Cualquier tratamiento médico o servicio sanitario que no sea gratuito en el país donde te encuentres.
  • No cubre gastos de repatriación en el caso de que la persona fallezca en otro país.
  • En el caso de que el viaje sea expresamente para recibir tratamiento médico, la tarjeta sanitaria europea no cubre los gastos de este.
  • En el caso de que en el país donde te encuentres no disponga de servicio sanitario gratuito.

¿Cuánto deben pagar los extranjeros por sus medicamentos?

Quizás tengas la duda de si los inmigrantes pagan lo mismo que los españoles por los medicamentos o si tienen un régimen especial. En el caso de los inmigrantes en situación regular pagan exactamente lo mismo, sin importar cuál sea su nacionalidad. Además, también podrán acogerse a las exenciones previstas por la ley del pago de medicamentos, como en el caso de las personas que perciben una renta de integración social o las personas en tratamientos derivados de un accidente de trabajo o enfermedad profesional.

En el caso de los inmigrantes sin papeles sí que existe una bonificación para que solo paguen el 40% de los precios de los fármacos, al igual que hacen las personas con una renta por debajo de los 18.000 euros.

Es posible que en algunos casos algunas comunidades puedan ofrecer algún tipo de ayuda a los ciudadanos que residan en su comunidad para el pago de los medicamentos. Pero de nuevo en ese caso las ayudas serían generalizadas para todos los habitantes de esa comunidad, independientemente de su país de origen para garantizar la igualdad y justicia del sistema.

Comenzábamos recordándote una cosa que a menudo damos por sentado: la importancia de prestar atención a nuestra salud, lo más importante que tenemos. Esperamos haber contribuido a darte más opciones para que estés mejor cubierto y tranquilo en el futuro.



En Small World, utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible, así como para poder analizar su comportamiento de navegación. Puedes aceptar todas las cookies haciendo clic en el botón "ACEPTAR TODAS LAS COOKIES" o configurar o rechazar su uso haciendo clic en el botón "CONFIGURAR COOKIES". Haga clic en nuestra Política de Cookies para obtener más información.