Blog

El origen de los “tattoos” de Henna o “Mehndi”

10 Nov 2017 - Categoría: Cultura
henna

El que más o el que menos, alguna vez en su vida ha estado tentado de hacerse un tatuaje de henna o se lo ha hecho. La mayoría de las veces a modo de “souvenir” turístico en sus viajes por la India u Oriente Medio, siendo cada vez más frecuente que se ofrezca también esta posibilidad de decorar tus manos con henna en nuestro propio país, en zonas de costa con gran turismo o incluso en Madrid.

El arte de aplicar henna en las manos y los pies se conoce como mehndi y hasta épocas tan recientes como la década de los 90 era completamente desconocido al contrario que hoy en día. Lo que sí que desconoce la mayoría de la gente son sus orígenes.

En realidad al parecer el origen de los tatuajes de henna no está nada claro, aunque parece ser que la tradición se remonta al antiguo Egipto. Existe alguna evidencia arqueológica, gracias a momias de 5000 años de antigüedad cuyas uñas de los pies están cubiertas de henna. Parece ser que para lo egipcios se usaba con propósitos medicinales como tratamiento para la inflamación, como astringente para parar la diarrea o como cura para mordeduras de serpientes y escorpiones. También era parte de un ritual funerario para preparar el cuerpo en su viaje a la eternidad.

Los tatuajes de Henna para la cultura marroquí son mucho más que una decoración estética de la piel, ya que los símbolos tienen un significado y sirven para proteger del mal de ojo o para favorecer la fertilidad. Por este motivo se usa tradicionalmente en celebraciones y ritos de paso: compromisos matrimoniales, bodas , nacimientos y fiestas religiosas.

Durante el siglo XII la henna llegó a la India y comenzó a popularizarse entre un sector de la sociedad que no tenía la posibilidad de adquirir joyas , así adornaban su cuerpo con anillos y pulseras pintadas. La belleza de esta actividad se trasladó a las bodas y en poco tiempo ninguna novia se podía casar sin tener las manos decoradas con henna.

En cuánto a la descripción de la planta que da origen a estos tintes se trata de un arbusto de poco tamaño que suele alcanzar 2 metros . Se da en las zonas subtropicales de África, Oriente Medio y Asia, especialmente de India. Su nombre científico es lawsonia inermis y pertenece a la familia de las litráceas. Este arbusto crece en climas cálidos y secos, esta planta no necesita mucha humedad o agua para desarrollarse.

La pasta para el tinte se hace a partir de las hojas secas de la planta mediante su mezcla con agua caliente. Esta pasta no es dañina para la piel y tampoco representa ningún riesgo importante, a excepción de algunos casos en particular. Contiene una molécula de colorante tanino conocida como ácido hennotánico que puede penetrar en la piel sin extenderse, a diferencia de la tinta.

Utilizamos cookies y otras herramientas de análisis que nos ayudan a entender cómo utilizas nuestro sitio web y a crear una experiencia mejor y más adaptada a nuestros usuarios. Al seleccionar "Aceptar", aceptas el uso que hacemos de las cookies. Obtener más información..