Blog

Consejos para cuidar tu Salud en Verano

15 Jun 2019 - Categoría: Consejos
consejos salud verano

El verano significa tiempo libre, playas, terracitas... pero también olas de calor, quemaduras en la piel, problemas con nuestros ojos. Cada país tiene sus características climatológicas y en España tenemos uno de los veranos más calurosos del continente europeo. Por eso hoy queremos hablar de algunos consejos para cuidar tu salud en verano. Así podrás asegurarte unos días de descanso apacibles y sin ningún sobresalto.

Aprovechamos también para recordarte nuestro post sobre cómo acceder a la tarjeta sanitaria en España en el que te explicamos cuáles son los pasos necesarios para conseguir tu cobertura médica. Además, recuerda que también puedes acudir a los servicios de urgencia para recibir asistencia primaria independientemente si tienes o no ya tu tarjeta. Pero no te preocupes, estos consejos para cuidar tu salud en verano te mantendrán muy lejos de los hospitales.

Cuida tu piel durante las horas del día

Una de los grandes pasatiempos durante estos meses es tomar el sol. Y aunque a todos nos guste presumir de bronceado es cierto que nuestra piel puede sufrir mucho con una sobreexposición, llegando a problemas tan serios como el cáncer de piel en el futuro.

Para asegurarnos de que no tenemos ningún problema en este aspecto es muy importante el uso de cremas protectoras. Al principio con nivel protección alto. A medida que nuestro cuerpo va poniéndose moreno podemos ir decreciendo poco a poco el factor de protección. Es muy importante que sepas que la crema no te protege inmediatamente y tarda un tiempo en ser asimilada por la piel. Así que en vez de ponértela en la playa te aconsejamos que lo hagas antes de salir de casa. Por último evita las horas de mayor radiación (de mediodía a las cuatro de la tarde) y vuelve a echarte crema pasado un tiempo o tras un baño.

En caso de que sufras una quemadura lo primero que debes hacer es intentar rebajar la temperatura de tu piel para evitar que el daño siga avanzando. Baños o duchas de agua fría puede ser una buena medida pero evita el agua del mar o el uso de geles de ducha. El segundo paso que debes tomar es rehidratar la piel con algún producto.

Ojo con la vista

Aunque muchas veces protegemos nuestra piel adecuadamente del sol, no hacemos lo mismo con nuestros ojos. Tan importante como usar una buena crema protectora es usar unas buenas gafas de sol. Si compramos unas gafas demasiado baratas o solo fijándonos en cosas como la forma o el color de sus cristales, podemos estar causando unos daños a nuestros ojos irreversibles, que pueden acabar incluso e discapacidades serias. Por eso te aconsejamos que te asegures que los cristales de tus gafas tengan el filtro necesario para luchar contra la radiación ultravioleta y, en caso de duda, que acudas a tu oftalmólogo u óptico para comprobarlo.

Otro error común que la gente suele cometer durante el verano es usar las lentillas para ir a la playa o la piscina, porque parecen más cómodas que las gafas. Pero esta comodidad puede representar un serio problema para nuestra visión. Nunca debemos sumergirnos en agua con nuestras lentillas, ya que esto puede propiciar la aparición de bacterias muy peligrosas.

Si tienes la desgracia de estar cerca de un incendio este verano es bueno que sepas que también representan una amenaza para tu vista. El humo y las partículas en suspensión pueden causar quemaduras en el ojo, queratitis y abrasiones corneales. Así que mucho cuidado si te toca trabajar en labores de extinción de incendios.

Los insectos y las medusas, los malos de la película

Muchas veces la picadura de algún animal puede suponer un problema que nos acabe amargando parcialmente nuestras vacaciones. El principal atacante en estos meses es el mosquito. Recientemente ha llegado a España el tipo conocido como mosquito tigre cuya picadura puede trasmitirnos enfermedades muy serias como el dengue, el zika o la fiebre amarilla. Evitar crear zonas húmedas y ponernos repelentes de mosquitos puede ser una buena opción sin queremos pasar un verano rascándonos todo el rato.

Otro de los animales que en los últimos años ha causado más alarma es la temida avispa asiática cuya picadura puede ser mortal. Su presencia está más extendida en el norte del país. Conviene evitar de nuevo zonas con agua e inundables, pues es allí donde suelen aparecer. En caso de ser picado por una de ellas acude al centro de salud más cercano.

En el mar tienen un gran protagonismo las picaduras de medusas, sobre todo en el mar Mediterráneo. En caso de que nos pique una medusa hay que salir inmediatamente del agua. Si quedan resto de medusa sobre nuestro cuerpo hay que quitarlos con unos guantes gruesos o pinzas y limpiar la zona con agua salada, nunca dulce. Podemos aplicar hielo a la herida pero no directamente, usa una bolsa. Finalmente podemos acudir al socorrista de la playa en la que nos encontremos para que nos ayude a tratar la herida con algún producto.

Las olas de calor

Uno de las consecuencias del calentamiento global es que cada vez van a ser más comunes y recurrentes las olas de calor. El pasado junio muchas ciudades españolas batieron el récord de temperaturas que jamás antes se habían registrado durante este mes. Por eso es muy importante que seamos especialmente cuidadosos durante estos episodios.

Lo primero a tener en cuenta es que debemos evitar, si podemos, salir a la calle durante las horas centrales del día. Deja las comidas pesadas para otros meses y el consumo de alcohol ya que contribuye a nuestra deshidratación. Por el contrario, hay que aumentar nuestro consumo de líquidos, sin esperar a tener sed. Hay que tener especial cuidado con los niños y con las personas de mayor edad.

En caso de sufrir un golpe de calor debemos de llamar al servicio de urgencias inmediatamente. También debemos poner a la personas a la sombra y quitarle toda la ropa para refrigerarle. Proporciónale un poco de agua si está consciente y aplíquele agua fría en el cuerpo, pero nunca le meta en el baño ni en una piscina. Si la persona se encuentra inconsciente entonces debe ponerle de lado y con las rodillas flexionadas.

Utilizamos cookies y otras herramientas de análisis que nos ayudan a entender cómo utilizas nuestro sitio web y a crear una experiencia mejor y más adaptada a nuestros usuarios. Al seleccionar "Aceptar", aceptas el uso que hacemos de las cookies. Obtener más información..